NICOLAS CAGE COMO SÍMBOLO

Lev Manovich, Zygmunt Bauman y Nicholas Cage

En la web de Fandom y también en muchas de sus publicaciones es frecuente que aparezca Nicolas Cage, ya sea una mención, una foto o uno de sus innumerables memes. La elección de este actor fetiche no es casualidad y va más allá de una declaración de intenciones postmodernista (que también). Nicolas Cage es en sí mismo una metáfora de muchos signos de nuestro tiempo. Incluso puede que haya que considerarlo como la personificación de la modernidad y la clave para la validación o falsación de muchas teorías comunicativas contemporáneas.

Foto de nicolas cage
Si hubiera que otorgar un patrocinio a Nicolas Cage, sin duda sería la deidad del "darlo todo"

Nic Cage como dios del petarlo

En el panteón clásico, y en general en casi todos los panteones (incluido el santoral cristiano, con sus advocaciones y patrocinios), cada deidad tenía aparejada una función y unos atributos, así como un carácter bien definido: la inteligente Artemisa, diosa de las ciencias; la vengativa Hera, diosa de la familia… Siguiendo la serie, en el panteón contemporáneo podríamos situar a Nicolas Cage como Dios del Petarlo, de darlo todo sin pararse a reflexionar. Ofrecer lo máximo no es un planteamiento, es una forma de vida.

Cuando en Fandom nos llega un cliente para que empecemos a trabajar con su marca, nuestro planteamiento es darlo todo, apasionarnos como si no hubiera un mañana, hacer de ese papel el mejor de nuestra carrera. Eso es lo que nos enseña Cage en cada actuación: el derroche y el exceso sin contemplaciones. Una entrega absoluta a cada causa que elige o que le ha elegido. Incluso una entrega absoluta sin causa aparente. Porque Cage no actúa, lo vive.

Nicolas Cage en la creación de Miguel Ángel

Y, por si todo esto fuera poco, Nicolas Cage, como objeto de miles de millones de memes que aumentan cada día en internet, demuestra la cultura latente del mashup, de contenidos que se remezclan fácilmente en la cultura digital. Puede que Cage sea la mejor validación empírica de algunas de las propuestas de Lev Manovich, autor del archifamoso “El lenguaje de los nuevos medios”.

Aportaciones de Cage a las teorías de Lev Manovich

En El Lenguaje de los Nuevos Medios, Manovich se plantea comprender los objetos y creaciones culturales de todo tipo entendiendo primero la lógica digital que subyace o está presente en cada uno de ellos. La premisa es que en la actualidad, casi cualquier actividad humana está mediada por un ordenador. De esta forma, la computación digital es un nuevo metamedio (un medio que está presente en el resto de medios), igual que el lenguaje hablado o la escritura, presentes en todas las actividades de una sociedad desarrollada.

Al trasladar las características de lo digital a todas nuestras creaciones, Manovich señala varias características fundamentales de los nuevos medios (aquellos que están mediados por un ordenador digital, no solo en su fase de distribución y exhibición, sino también en su producción y almacenamiento). Una de ellas eses que todos los productos comunicativos se sustentan en una representación numérica, en un código que permite que ese objeto sea descrito en términos matemáticos y que sea modificable alterando esos algoritmos.

Al final, según Manovich, todo producto comunicativo mediado por el ordenador digital puede ser reducido a una combinación de ceros y unos. Y ese código ofrece la posibilidad de agrupar, reducir o combinar sin problemas la información e instrucciones más básicas hasta una escala diferente. Un nuevo medio tiene una arquitectura modular, en la que cada unode sus elementos puede ser aislado y tratado independientemente del conjunto al que pertenece. En el caso de Nicolas Cage, su cara y sus gestos son aislados y tratados de forma independiente para ser usados en innumerables memes.

CAGE, SOLIDEZ EN UN CONTEXTO LÍQUIDO

Todo esto, siguiendo a Manovich y saltando fácilmente a las teorías de la modernidad líquida de Zygmunt Bauman, hace que los nuevos medios tengan como característica inherente su variabilidad. El único elemento sólido es el almacenamiento de la información en una base de datos a partir de la que se pueden construir múltiples interfaces, en este caso, el producto comunicativo final. Y, aunque resulte paradójico, en un contexto mediático líquido, lo que cotiza al alza son aquellas “propiedades” que permanecen reconocibles.

Da igual que esté en Kazajistán o buscando una tarta o pegando a señoras psicópatas disfrazado de oso o gritando en un caso de mimbre lleno de abejas. Nicolas Cage es, en un mundo líquido, un punto de anclaje con el que podemos medir qué significa realmente darlo todo.

Y aquí de nuevo tenemos la grandeza de Nicolas Cage, capaz de ser un elemento sólido en un contexto mediático y vital líquido. Cage, en cualquier circunstancia, en cualquier situación y por muy descontextualizado que esté, siempre es él, siempre es Nicolas Cage. Da igual que esté en Kazajstan o buscando una tarta o pegando a señoras psicópatas disfrazado de oso o gritando en un casco de mimbre lleno de abejas. Nicolas Cage es, en un mundo líquido, un punto de anclaje con el que podemos medir qué significa realmente darlo todo